En la vida no hay camino fácil, aunque al final todos lleven a Roma, como dice el refrán romano por excelencia, pero esa es otra historia. En otro orden más optimista de cosas, en nuestra andadura y misión hacia descubrir el mejor de los vinos tintos D.O. Calificada Rioja, recorrerlo con copa de Azpilicueta en mano es un placer. Os hablo en esta ocasión del Azpilicueta Crianza, vino de gran producción y accesible tanto en nuestro país como en decenas de países a lo largo y ancho del globo terráqueo.

Su éxito viene dado por haber logrado mantener una identidad regional, ya que se utilizan uvas autóctonas con predominancia de tempranillo y el proceso de vendimia es totalmente manual. En el caso de este Azpilicueta Crianza, la cría tiene una duración de al menos doce meses en barricas de roble americano y francés (predominio del americano), logrando así adaptarse a las preferencias de un público lo mas amplio posible, tanto nacional como internacional, que reclama sabores más estándares y frescos. Una vez superada esta etapa, completa su envejecimiento durante un período mínimo de seis meses en botella.

Este es un vino de un color rojo cereza y limpio color, vivaz y con destellos dorados. En nariz, es afrutado, amaderado y especiado, con cuerpo, suave y equilibrado, ya que es fruto de un gran trabajo y de una vigilancia y mejora constante en su proceso de elaboración. No en vano ha ganado numerosos premios y ha obtenido 90 puntos en la Guía Peñín 2018 y 95 en la Guía de la semana vitivinícola 2015.

El gran público coincide en la finura de su madera y su matiz afrutado, además de suponer un excelente maridaje con la mayoría de alimentos, ya que es ideal para acompañar embutidos, arroces, verduras, setas, carnes blancas y rojas.

Es por todo esto que encontrarse con una botella en el estante del supermercado, en la carta del restaurante, en la bodega de un amigo o en una barbacoa dominguera e informal, es siempre una alegría y garantía de éxito. Degustado solo entonces detectaremos su carácter tánico y acidez, lo cual es esperable en un crianza, y que además supone una excelente relación calidad/precio. A más a más, y si después de esta primera experiencia, en algún momento de nuestras vidas nos encontramos en Logroño y tenemos la oportunidad de visitar sus bodegas – a escasos 10 minutos del centro ciudad – quedaremos fidelizados eternamente.

 

Para más información y fotografías, consultar la web de Azpilicueta

 

  1. marzo 27, 2019

    Brindemos con el!

  2. marzo 27, 2019

    Siempre un Azpilicueta en mi mesa.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Logo_footer   
     © 2019 Lifestyle blog by Raquel Carrio

sigueme en: