Justo al lado del Arco del Triunfo, la que se está convirtiendo en la nueva zona de ocio por excelencia en el eixample barcelonés, Lorenzo Fragola, italiano, y Fernando Pérez Pradells decidieron abrir el pequeño y coqueto hotel We Boutique. Con solo seis habitaciones y enmarcado en una auténtica casa catalana, cada una de ellas conserva una decoración y ambiente diferente, pero siempre manteniendo la arquitectura y la atmósfera propias, y lo que más llama la atención aún: ¡las baldosas hidráulicas originales! Unos mosaicos que hacen que la experiencia en este hotel sea aún más encantadora.

Una vez puesto en marcha este proyecto, los dueños fueron más allá y quisieron convertir este maravilloso hotel en una auténtica posada (locanda, en italiano), donde no sólo se pudiera dormir si no que también hubiera un restaurante típico donde se pudiera también comer y cenar. Así, surgió la idea de aprovechar el colmado situado en la planta baja del edificio y reconvertirlo en el We Bistrot, ese lugar donde huéspedes, locales y turistas puedan no sólo tomar un vermut, cafés o cócteles, si no también disfrutar de una experiencia gastronómica integral con una oferta llena de influencias.

En su estudiada carta nos podemos encontrar desde platillos, tapas clásicas y latas de calidad, pasando por entrantes frescos como el tabulé o la burrata con tomate fresco, a platos más elaborados como el pulpo asado con crema de tupinambo, el risotto nero di sepia o la lubina con salsa de cítricos y ensalada de hinojo. Los postres caseros son deliciosos y para todos los gustos, desde la tarta de queso de cabra con mermelada de fresas, a la mousse de chocolate con crema mascarpone y pistachos, pasando por su tiramisú en su afán por no alejarse de la tan marcada influencia italiana.

Una cuidada y variada carta que, junto a platos locales y foráneos a buen precio, puede degustarse todos los días y a cualquier hora, ya que su horario es ininterrumpido, y que además podrás ver cómo se prepara gracias a la cocina vista con la que cuenta We Bistrot, que también dispone de terraza exterior perfectamente acondicionada.

En el interior del local, chic y vintage a la vez, se han mantenido muebles, lámparas y repisas de su anterior dedicación y gracias al arquitecto Luca Pizzolorusso, junto con Lorenzo y Fernando, han conseguido un ambiente cómodo y con buen gusto cuidado hasta el más mínimo detalle, dónde los clientes pueden disfrutar de charlas distendidas, momentos entre reunión y reunión, y por supuesto, comidas y cenas en un edificio de finales del s.XIX perfectamente restaurado y acondiconado.

El círculo perfecto se cierra con su oferta de vinos mediterráneos y con denominaciones de prestigio como La Rioja, Rias Baixas, Ribera del Duero, Sicilia o Borgoña, a la que se suma su más que llamativa carta de cócteles. Y es que no hay sitio de moda que se precie en una ciudad como Barcelona que no cuente con su propia y elaborada carta de cócteles, con y sin alcohol (sus propios mocktails), que puedes tomar a cualquier hora del día, y si eres de los que siguen la ya más que instaurada tendencia internacional, también acompañar tus comidas y cenas con mimosas, bloody marys o mis tan siempre recomendados pisco sours.

 

We Bistrot, Ronda de Sant Pere núm. 70, Local, 08010 Barcelona. Abierto cada día desde las 12 del medio día. Tlf 931 310 393

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Logo_footer   
     © 2019 Lifestyle blog by Raquel Carrio

sigueme en: